Estamos de acuerdo en que la etapa universitaria es una de las importantes en la vida de una persona. Puede generar sentimientos bien distintos: ambición por conseguir determinados objetivos académicos, pasión por estudiar lo que realmente queremos o incluso miedo por los cambios que vamos a experimentar, como el que supone, por ejemplo, vivir en una residencia universitaria.

Es humano encarar esta etapa con ciertos nervios o con la incerteza de cómo se desarrollará todo. No obstante, en ningún caso esto nos debe guiar, por lo que debemos sobreponernos, entender este momento como un periodo de transición y recibirlo con la mejor actitud y predisposición posibles para alcanzar todos los objetivos que nos propongamos.

Con el objetivo de que la transición entre el hogar familiar y la residencia universitaria no constituya un cambio brusco, ofrecemos una serie de consejos para los residentes que el próximo curso dormirán, estudiarán y vivirán lejos de su casa.

 

Vivir en una residencia universitaria: paso a paso

 

1. Crea buenos hábitos

 

Es importante crear buenos hábitos desde el principio, como cumplir cada mañana con los desayunos energéticos, la limpieza de tu habitación o saber hacer una lavadora. No olvides que esta etapa también es importante para crecer como persona, para el día de mañana ser adultos totalmente independientes. Estos hábitos además repercuten en los demás positivamente favoreciendo la convivencia.

 

2. Alimentación sana

 

Lo tendrás mucho más fácil si estás en una residencia con buffet libre, con un servicio de cocina que no se externaliza en ninguna empresa para controlar y asegurar su calidad. Aun así, en tus manos está seguir una dieta sana y equilibrada que será de gran ayuda para tu rendimiento académico.

 

3. Ábrete a los demás

 

Por mucho que creas lo contrario, casi todos los residentes pueden sentir lo mismo que tú. No tengas miedo en abrirte a los demás, en presentarte o en aceptar cualquier propuesta que te hagan para conocerte mejor. ¡No tiene sentido encerrarse en uno mismo!

 

4. Respeto, sinceridad y honestidad

 

En una residencia podrás conocer a personas de diversas culturas que enriquecerán tu vida social. El respeto hacia todas las personas independientemente de su nacionalidad, creencias o religión es algo innegociable. La sinceridad y la honestidad también deberán marcar tus relaciones con los demás: tanto para consolidar tus amistades más profundas como para encauzar cualquier relación llegado el caso.

 

5. Haz tuyo tu espacio

 

Tu habitación individual o compartida en la residencia será tu espacio más íntimo, el lugar en el que debes sentirte como en casa. Los espacios comunes ya están diseñados bajo esa premisa, ahora te toca a ti decorar tu espacio para que no solo sea lo más acogedor posible, sino para que también te motive en el día a día para conseguir tus objetivos vitales y académicos.

Muchas veces los cambios son el principio de cosas maravillosas. No pierdas ningún instante en pensar demasiado las cosas: toma estos consejos, sé tu mismo/a y recibe con los brazos abiertos esta nueva etapa en tu vida.

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià

5 (100%) 2 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies