Nos metemos de lleno en el curso académico. Van pasando las semanas y se acumulan ya los apuntes. Con las vacaciones de Navidad a la vuelta de la esquina, se suman las primeras fechas de exámenes importantes. ¿Qué significa? Que ha llegado el momento de definir un calendario estricto de horas de estudio para que nuestro rendimiento académico no decaiga.

Un esfuerzo como el que toca ahora desgasta no solo a nivel mental, también a nivel físico. Así que no solo se trata de echar horas y horas sino de intentar que sean lo más productivas posibles. De esta manera tendremos huecos para ocio, hacer deporte, bajar a la piscina de la Residencia y descansar. Elementos que inciden directamente en nuestro día a día.

Si eres de los que la procrastinación forma parte de tu rutina, hoy te traemos algunas técnicas de estudio para memorizar de manera sencilla los apuntes. Ahí van.

Saca más provecho a tus horas de estudio con estas técnicas de estudio para memorizar

Estructura tus apuntes. Cada persona somos un mundo, así que lo primero para ser productivos es organizar todo el material que tengamos, a nuestra manera. Divide cada bloque entre los días hábiles que tengas para estudiarlo y sé realista. El orden facilita que nos centremos en un tema y nos ayuda a visualizar el temario que tenemos frente a nosotros. Verás de forma más clara cuántas hojas tienes de lectura frente al tiempo disponible. Concéntrate en lo que puedes hacer hoy y deja de imaginar el resto de días. Toca poner foco en el presente y cada hora cuenta.

Elemento de fijación. Sabemos que el mundo actual está lleno de distracciones. Pero no tenemos mucho tiempo y queremos ir rematando asignaturas así que lo primero que has de hacer es quitar el móvil de tu vista. Ponlo en otra habitación, en un cajón que no tengas a mano… sabemos que es un esfuerzo pero es imprescindible que te mantengas al margen de notificaciones absurdas que te desconcentran cada minuto. Antes de comenzar a estudiar busca un punto lejano y fíjate en él durante dos minutos, analizando su forma, su color, su textura… Vete aumentando el tiempo de fijación cuando te sientas cómodo. Es un ejercicio sencillo y efectivo de concentración.

Aíslate. Informa a tus amigos y entorno de que vas a estudiar en un horario cerrado. Así sabrán lo que haces y ellos también evitarán interrumpirte. Procura estudiar siempre en el mismo espacio y en silencio. Hay personas que son capaces de concentrarse con música de fondo. Solo si eres de ese grupo, hazlo, pero si acabas tarareando y te desconcentra, apágala.

Lee en tus ratos de ocio. Leer novelas y entretenimiento en momentos de descanso educa a la mente a concentrarse, te ayudara a poner en práctica las técnicas de estudio para memorizar. Igual en las fechas más intensas de exámenes no lo ves factible, pero en verano, vacaciones o momentos distendidos sí se recomienda esta práctica.

La Residencia Sarriá, tu residencia en Barcelona

Valora este artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies