Estudiar una carrera universitaria no se trata únicamente de ir a clases y aprobar las asignaturas. Aun cuando parezca que lo único que estás llevando a cabo es tachar asignaturas de una lista, lo que verdaderamente estás haciendo es aprender en la universidad valores, otras formas de vivir, de pensar, de entender el futuro.

Es por esta razón por lo que la etapa universitaria es tan reseñada, y por lo que quienes deciden estudiar en Barcelona, no solo hablan de la excelente formación de sus universidades, sino también de las experiencias que viven compartidas con compañeros y cómo se desenvuelven en un entorno y circunstancias hasta ahora desconocidas.

Es una fase importante de la vida, donde se construye la personalidad, el adulto en el que nos estamos transformando. Por eso hoy nos ponemos profundos y hablamos de todas esas cosas que a menudo pasamos por alto pero de los que la universidad es responsable.

 

9 lecciones que aprender en la universidad: valores que adquirimos durante esta etapa formativa

 

 

  1. Ser diferente es bueno. La Universidad coincide con un momento de la vida en que hacemos la transición a la vida adulta. Es más evidente todavía si estudiamos fuera de nuestra ciudad natal, y nos enfrentamos a nuestra primera aventura de la vida en solitario, incluso aunque vivamos con las comodidades que otorga una residencia de estudiantes. Ya tienes una edad y la autoestima es más robusta. Entonces, entiendes que ser diferente es un valor positivo, que te diferencia, es atractivo, te convierte en más creativo… Y la facultad es un espacio idóneo para desarrollar ese “otro yo” que hasta entonces había permanecido en un segundo plano.
  2. Ser organizado es importante. Es posible que el instituto te haya ido muy bien haciendo todo sobre la marcha, pero en la universidad debes ser organizado y crearte una estrategia para poder lidiar con el volumen de trabajo y tener un rendimiento académico adecuado. Tener un planning te ayudará a saber cuándo debes, dónde y qué estudiar en cada momento.
  3. Controlar la procrastinación. A la mayoría se nos da bien perder el tiempo, pero cuando tenemos que pasarnos la noche en vela para terminar un trabajo, nos damos cuenta de que ésta no es la mejor práctica. Cuando tengas un deadline claro, intenta hacer las tareas lo antes posible. Si en este momento estás ocupado, imagínate cómo estarás cuando tengas una familia que cuidar.
  4. El valor del dinero y el significado de ahorrar. Pronto te percatarás de cómo tu presupuesto se va en libros y otros materiales para tus clases. Deberás aprender a buscar las mejores ofertas para poder ahorrar algún dinero para tus comidas y salidas con los compañeros de curso.
  5. Puedes hacer varias cosas a la vez. Llegar a ser multifuncional es probablemente uno de los mejores aprendizajes que te deja la universidad. Tendrás épocas en las que tendrás que entregar varios trabajos el mismo día. Seguro que lo lograrás.
  6. Los amigos están en las buenas y las malas. Existen amistades que se convierten en eternas y lo valen todo. En ocasiones no sabrás ni siquiera cómo puedes compensarles los favores que llegaron a hacer por ti durante la carrera.
  7. Nunca subestimes las horas de sueño. De pequeños no nos gustaba echarnos la siesta y en la universidad queremos tener un rato libre para poder dormir. Aprenderás a gestionar mejor los descansos y tiempo libre.
  8. Reconocer los errores es importante. La responsabilidad y la humildad llegarán a ser dos pilares claves en la formación de tu vida. ¿Has suspendido? Esto no es porque no le agradaras al profesor, sino porque no estudiaste lo suficiente. El aceptar tus fallos y aprender de los errores te hará más fuerte.
  9. La importancia de una alimentación sana y equilibrada. Evita el topicazo de comida de estudiante = lata de atún + pasta + tomate. La alimentación es muy importante para un alto rendimiento, y aprender a manejar este tema, ahora que no tenemos a nuestros padres para ello, es fundamental que se cuide desde el principio.

 

 El papel de una buena residencia de estudiantes en estas lecciones que aprender en la universidad

 

Para aprender todas estas lecciones no estás solo: desde los compañeros de universidad, los propios profesores y, también la propia residencia, nos pueden ayudar a asimilarlas de forma adecuada.

Una residencia de estudiantes universitarios no debe funcionar como «hotel»: cómo la residencia sea capaz de resolver cada una de las necesidades será vital para que el estudiante se pueda dedicar a lo que necesita, sin que la gestión del tiempo se convierta en un problema.

Así, una residencia que cuente con instalaciones específicas para el estudio, como pueda ser biblioteca, sala de lectura, salas de trabajo, etc., fomenta el uso de estas comodidades entre sus residentes. De igual forma, si ofrece en su menú buffet alimentos adecuados para el estudio, el universitario no se tendrá que preocupar de simplificar su alimentación o comer de forma poco adecuada, al ahorrarse tanto el tiempo de cocina, como la selección de los productos más idóneos.

 

 

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià

5 (100%) 1 voto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies