El verano no es para todos los residentes una época de desconexión de las obligaciones académicas. Algunos estudiantes deben aprovechar los meses de verano para estudiar de cara a exámenes o pruebas específicas durante el mes de septiembre. Y en verano, no es nada fácil concentrarse…

También es cierto que hay tiempo para todo. Si nos planificamos bien las horas de estudio, podremos añadirnos a algunos planes con nuestros amigos e incluso de disfrutar de tiempo de descanso en la piscina de la Residencia Sarrià.

Está claro que estudiar en verano es complicado porque el calor nos resta capacidad de esfuerzo y aumenta nuestra pereza. No obstante, el hecho de afrontar pruebas determinantes para nuestro futuro académico debe ser motivación suficiente para intentar dar todo lo mejor de nosotros mismos.

Así pues, en esta ocasión os ofrecemos unos pequeños consejos para todos aquellos estudiantes que durante los meses de julio y agosto necesitan encontrar su mejor versión para obtener los resultados académicos que se han marcado.

Los consejos para estudiar en verano

 

Bebe agua

 

Cuando llegan las altas temperaturas es importante beber al menos 2,5 litros de agua, puesto que perdemos mucho líquido debido a la sudoración. Una buena hidratación es un pilar básico para llevar una vida saludable, pero en verano es una cuestión innegociable. Si no bebemos la cantidad de agua recomendada durante los periodos más calurosos, podemos padecer ciertos malestares. La deshidratación puede comportar dolor de cabeza, fatiga, cambios de humor, calambres o dolores musculares. Beber la cantidad de agua suficiente significará que nuestro cuerpo está preparado óptimamente para abordar el estudio. También puedes tomar zumos, batidos de frutas o smoothies; eso sí, evita las bebidas con gas porque incrementan tu sensación de sed.

Comodidad

 

Las salas de estudio garantizan que afrontes tus tareas con las mejores condiciones posibles: aire acondicionado, silencio y todo lo que necesitas al alcance de tu mano. No obstante, si debemos salir de la residencia, siempre es recomendable no exponerse al sol durante las horas más calurosas (entre las 12 y las 16 horas) y utilizar tejidos transpirables, finos y que transmitan sensación de frescor. Siguiendo estos consejos favorecemos la comodidad de nuestro estudio.

 

Pequeñas pausas

 

Las temperaturas altas crean un contexto distinto durante las horas de estudio. No te encierres en la biblioteca durante horas sin darte un respiro. Lo más apropiado es hacer pequeñas pausas de entre 5 o 15 minutos, tiempo suficiente para que puedas desconectar del estudio y retomarlo luego con mejor actitud. Recordad que las últimas investigaciones apuntan que nuestra capacidad de atención tiene una duración máxima de 45 minutos.  Por lo tanto, el tiempo de estudio no debe medirse en cantidad, sino en calidad.

 

Una buena planificación

 

Si nos organizamos bien, podemos tener tiempo para todo o para casi todo. Planifica semanalmente el tiempo que vas a dedicarle al estudio y cúmplelo sin excusas. Es verano, también querrás ver a tus amigos, ir a la playa o ser parte de alguno de planes que se organicen. El día tiene 24 horas, si te organizas bien, puedes tener tiempo perfectamente para preparar tus exámenes y para disfrutar de un gran verano.

No es plato de buen gusto tener que estudiar en verano mientras nuestros amigos están de vacaciones. Durante la etapa formativa es habitual estar sometido a determinadas exigencias académicas para construirnos un futuro profesional. Recuerda: todo esfuerzo tiene su recompensa.

 

Inscripción online en la Residencia Sarrià

5 (100%) 4 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies