Al estudiar, son necesarias ciertas condiciones en el espacio que favorezcan tanto la concentración como la facilidad para el desarrollo de la tarea. En este sentido, tanto para estudiar como para leer y otras actividades académicas, la iluminación es algo muy importante. No contar con una buena iluminación a la hora de estudiar puede llevarnos a forzar la vista y generar síntomas de fatiga visual y cansancio, así como dificultades para poder concentrarse y sostener el estudio en el tiempo. Teniendo esto en cuenta, a continuación, hablaremos acerca de la mejor iluminación a la hora de estudiar.

Aspectos a considerar en la iluminación para estudiar

La iluminación no es algo que se deba elegir a la ligera, especialmente si se trata de espacios de estudio o un espacio en el que reside un estudiante. Para estos casos, es muy importante tener en cuenta ciertos aspectos que hacen a la iluminación. Estos son la temperatura de la luz y el índice de Reproducción Cromática (IRC).

Temperatura de la luz

Lo primero que podemos decir es que la luz puede presentar un total de tres temperaturas básicas. Estas son la fría, la neutra y la cálida. En general, se tiende a elegir luces frías para los espacios de trabajo y estudio. Esto tiene que ver con que diversos estudios han demostrado que las luces frías de entre 4.000 y 5.000 k pueden generar un ambiente de trabajo en el que se pueda fijar la vista a distancias cortas y prestar atención sin problemas, favoreciendo la tarea.

A pesar de esto, se han visto también problemas con las luces frías. Se considera que su uso durante las noches puede ser contraproducente, manteniendo al cerebro despierto y derivando, así, en problemas de sueño a largo plazo. Por eso, a la hora de tener que estudiar o leer durante la noche, se recomienda apuntar a luces cálidas o neutras.

Cuando hablamos de luz cálida, estamos haciendo referencia a la que aparece en tonos amarillentos o rojizos. Por su parte, la luz fría aparece blanca o azulada. Siempre se dirá, y es cierto, que la mejor luz para estudiar es la luz del Sol. De todos modos, sabemos que en la vida de los estudiantes universitarios estudiar solamente durante el día no es siempre una posibilidad. Por eso, es muy importante pensar una buena iluminación artificial para los espacios en los que se va a estudiar, considerándose a las luces frías como las más adecuadas para estos momentos.

Cuando hablamos de luz cálida, estamos haciendo referencia a la que aparece en tonos amarillentos o rojizos.
Office workplace with laptop on wooden table at night.

Índice de Reproducción Cromática

En segundo lugar, debemos hablar del índice de Reproducción Cromática o IRC. Se trata de la medida que se usa para medir la capacidad que una fuente de luz tiene para mostrar los colores de los objetos de manera “real”, teniendo en cuenta siempre la luz natural. Muchas veces, las luces se eligen teniendo en cuenta este índice, de acuerdo con los objetivos de cada iluminación en particular. En este sentido, podemos decir que se recomienda un IRC bajo en los casos en los que se desea evitar las distracciones y la pérdida de concentración, a fin de poder lograr una reproducción de los colores que sea menos intensa.

Cantidad de lúmenes

Finalmente, otro factor que debemos tener en cuenta tiene que ver con la cantidad de lúmenes o luz por metro cuadrado. Esto puede tener una gran influencia en el ambiente que se va a conseguir a través de la iluminación. Hoy en día, se recomienda utilizar focos de luz que tengan entre 400 y 500 lúmenes para los espacios en los que se va a estudiar.

Retomando los aspectos mencionados más arriba, podemos decir que las características ideales de iluminación en un ambiente de estudio son las siguientes:

  • Lúmenes entre 400 y 500
  • Temperatura de luz fría entre 4.000 y 5.000 h
  • Índice de Reproducción Cromático bajo

Se recomienda utilizar focos de luz que tengan entre 400 y 500 lúmenes para los espacios en los que se va a estudiar
A young happy college female student sitting at the table at home, using tablet and headphones when studying.

Iluminación en laboratorio y en lectura

Además, es importante tener en cuenta que el organismo es sometido a distintos cambios físicos, mentales y también conductuales a lo largo del día, con estos cambios, se pueden alterar los ciclos vitales, lo que puede relacionarse a diversas enfermedades, incluyendo los trastornos del sueño. En este aspecto, la forma en que se genere la iluminación en los espacios de estudio buscará generar condiciones idóneas no solamente para la actividad académica en sí, sino también para favorecer la salud de las personas. La iluminación como agente de salud y bienestar es algo que no debe subestimarse, especialmente para espacios tanto de estudio como de trabajo.

Los salones de trabajo y estudio dentro de las universidades y las residencias universitarias ya han dejado de ser espacios estáticos e inamovibles. Hoy, podemos ver que se trabaja en conjunto con los avances tecnológicos para poder integrar la educación al uso de dispositivos móviles y complementar así las distintas labores de enseñanza, aprendizaje y trabajo.

A la hora de crear salones de lectura y de estudio, se considera que la iluminación adecuada para estas actividades es la que logra cumplir con condiciones de homogeneidad, pero también de adecuación para actividades específicas en un determinado espacio. Por eso, siempre se prioriza que la fuente de luz se pueda situar por encima de las personas, evitando de esa manera que se puedan generar reflejos. También se recomienda que la iluminación provenga de una lámpara direccionable en la que se pueda regular la intensidad. Así, se podrá complementar la luz natural y adaptar la forma de iluminación a cada actividad que se lleve a cabo en el espacio, entendiendo que cada una de ellas necesita de condiciones diferentes para poder desarrollarse y para poder garantizar el bienestar de los estudiantes.

A la hora de crear salones de lectura y de estudio, se considera que la iluminación adecuada para estas actividades es la que logra cumplir con condiciones de homogeneidad, pero también de adecuación para actividades específicas en un determinado espacio.
Woman reading book at evening at home close up

Conclusiones

En la Residencia Universitaria Sarriá contamos con instalaciones que han sido creadas pensando especialmente en la comodidad y en las necesidades de los residentes. Se trata de instalaciones pensadas para poder facilitar el estudio y la formación personal, para lo cual los estudiantes cuentan con diversas salas de estudio y trabajo, como así también salas especializadas. Las características de cada una de ellas están pensadas para responder a las necesidades particulares de los estudiantes y de las actividades que se realicen en cada caso.

La Residencia Sarriá, tu residencia en Barcelona
Valora este artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies