Cuando nos encontramos inmersos en esa época agónica de exámenes finales por nuestra cabeza sólo pasa una cosa: que lleguen las vacaciones. De hecho, el verano supone, posiblemente, la mayor de las motivaciones a la hora de sentarse delante de los libros.

Todos soñamos con un verano libre, sin obligaciones estudiantiles, en que poder dormir todo lo que nos plazca, hacer maratones de series y pelis, volver a dormir otro poco, pasarnos el día en la piscina o en la playa, salir de fiesta con nuestros amigos o viajar todo los que nos podamos permitir. Pero, sobre todo, de desconectar del estudio.

Si has cumplido como deberías en estos momentos deberías de tener absoluta libertad, al menos en términos académicos, para disfrutar del verano a tu antojo. De ser así también es muy probable que a estas alturas ya estés aburrido, no sepas qué hacer y sólo veas pasar los días.

A veces el hecho de liberarnos por completo de las obligaciones, de nuestra rutina diaria de clase y estudio provoca un aburrimiento casi peor que el estrés de los exámenes. Hay quienes echamos de menos los libros e incluso nos da por volver a ojearlos tratando de matar la apatía.

 

Pasatiempos para desconectar del estudio

 

Es importante desconectar en verano, siempre y cuando nos lo merezcamos, claro está. Aunque siempre se puede acudir a algún curso, aprovechar para trabajar otros conocimientos o fortalecer un idioma, aquí van unos consejos para disfrutar del verano.

 

Recoge tu habitación

 

Igual suena a cualquier cosa menos a vacaciones, pero es esencial para poder disfrutar. Recoge y guarda tus apuntes, libros, carpetas y todo ese material que has usado durante el curso. Ahora vas a pasar más tiempo en tu habitación –aunque sea echando la siesta- y no mola nada que esta te transporte una y otra vez a tu época de exámenes.

 

Haz ejercicio

 

Practica deporte, apúntate a un gimnasio, sal a correr o ve a clases de natación. Hacer deporte es una gran forma de invertir tu tiempo: es bueno para tu salud, te mantiene activo, te ayuda a no perder la disciplina, mantener unos horarios y libera endorfinas que te hacen más feliz.

Si eres de los que no les gusta demasiado el esfuerzo físico puedes salir a andar. Es el deporte olímpico en verano, sobre todo en aquellos que somos más de pueblo. Sólo o en compañía, andar nos ayuda a desconectar.

 

Aprender a cocinar

 

Hemos de reconocer que es el talón de Aquiles de muchos de nosotros. Aprovecha el tiempo libre para divertirte en la cocina y aprender a cocinar aquello que te gusta. Busca recetas de tus comidas favoritas, prepara postres y tartas y, sobre todo, disfruta saboreándolos.

 

Relájate

 

Simplemente no hagas nada. Túmbate en el sofá o en la cama, disfruta de una peli o de una siesta, saborea la libertad de no tener obligaciones.

 

Viaja

 

Aprovecha para viajar con la familia o los amigos. Viajar es otra de las grandes formas de invertir nuestro tiempo. Descubrir lugares nuevos, vivir experiencias, abrir tu mente y disfrutar con la gente que te quiere.

¿Cuál es tu plan?

 

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià

5 (100%) 1 voto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies