En la Residencia Universitaria Sarriá insistimos en la importancia de saber gestionar el tiempo para el estudio y el tiempo para la desconexión. Y es por esta razón por la que vemos en las vacaciones de Navidad una perfecta ocasión para prepararnos para la vuelta de los días de descanso y recargar las pilas.

Para aprovechar al máximo estos días de vacaciones y evitar que la vuelta sea dura, os damos una serie de consejos y prácticas que os servirán para gestionar vuestro tiempo de descanso y estudio.

No romper con la rutina

 

La mente y el cuerpo hay que ejercitarlos de forma diaria. Nuestro cerebro no es más que un gran músculo que de igual forma que funciona cualquier otro, con entrenamiento y fuerza de voluntad podemos desarrollar todo su potencial.

Es por ello por lo que, a pesar de que bien nos merezcamos unas buenas vacaciones, no conviene romper del todo con nuestras rutinas de estudio. Podemos modificarlas y hacerlas más livianas, pero no debemos olvidarnos de ellas por completo, ya que al momento de querer retomarlas nos encontraremos con que no estamos igual de capacitados para afrontar horas de “ejercitación”.

Buscar un ambiente de desconexión

 

¿Quiere decir que las vacaciones de Navidad sólo es un parón en el tiempo dedicado a las clases pero no al estudio? Cada estudiante debe saber manejar sus ritmos de asimilación de conceptos y sus capacidades ante el estudio, y sólo será mediante el conocimiento de éstas habilidades lo que determine si es suficiente con mantener el ritmo o se pueden tomar estos días como un total descanso para el cuerpo y la mente.

No obstante, otra de las oportunidades que nos brinda las vacaciones de Navidad es la de buscar lugares más relajados para el estudio y que nos sirva para desconectar de vez en cuando. Estudiar en una residencia universitaria no quiere decir enclaustrarnos en las salas de estudio o en la propia habitación. Se puede aprovechar esta época de tranquilidad para hacer uso por ejemplo de las zonas ajardinadas para dar repaso a lo visto en los meses anteriores en un entorno apacible y que invite a la charla y puesta en común de conceptos con otros estudiantes.

Tomarnos tiempo para la reflexión

 

Liberar horas semanales que nos permitan tomarnos un tiempo para pensar y dedicarlo a nosotros mismos es una tarea que en jornadas de exámenes o de alto rendimiento académico puede resultar muy complicado, por lo que todo este tiempo libre que se nos presenta en las vacaciones de Navidad puede ser aprovechado para pararnos unos minutos y pensar en el rumbo de estos años universitarios.

¿Qué puedo mejorar? ¿Cómo encaro el próximo año? ¿Tengo como propósito para año nuevo el aprender algún idioma o recibir clases de refuerzo? Responder a estas preguntas y reflexionar sobre nuestras rutinas y “rituales” de estudio nos puede ayudar a mejorar nuestra formación.

En definitiva se trata de sacar el máximo provecho no sólo a nuestras capacidades, sino a nuestro tiempo y a que estos años se conviertan en la mejor inversión académica y personal. Unos consejos y prácticas que son válidos para cualquier época del año.

 

Servicios e intalaciones de la Residencia Universitaria Sarriá

5 (100%) 2 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies