A la hora de estudiar fuera de casa hay que tener muchos factores en cuenta. Sin duda alguna, la buena elección de un sitio para vivir va a ser pieza clave a la hora de alcanzar el éxito en nuestros estudios y en nuestro rendimiento académico posterior.

No es de extrañar que una habitación compartida en una residencia universitaria siga estando entre las opciones más demandadas. Por una parte, el clima va a ser de estudio, y nuestros compañeros están centrados en lo mismo que nosotros:  tratar de sacar el máximo partido al tiempo de cara a lograr los mejores resultados en la carrera, en el redactado de la tesis, o en el descanso cuando no estamos investigando en la universidad.

Con sus 165 habitaciones, sus ocho salas para el estudio y la realización de trabajos, así como sus salas comunes orientadas a crear el mejor clima para los estudiantes, la Residencia Universitaria Sarriá es una elección perfecta -y segura- si como estudiante Barcelona es tu próximo destino.

Una vez nos hemos decidido, hay que también aprender a vivir en un entorno en el que tenemos responsabilidades y compañeros de habitación. Para lograr sacarle el máximo partido en nuestro día a día, conviene que nos sentemos a organizar las rutinas diarias, y lo tengamos todo pactado.

 

Qué aspectos tener en cuenta en una habitación compartida en una residencia de estudiantes

 

Reparto de las obligaciones

 

A lo largo del año hay tiempo para todo pero un objetivo claro que cumplir: aprobar. La carga de apuntes, los trabajos de clase con compañeros y la preparación de los exámenes tienen que ser el foco del día a día. Pero como en casa, cuando vivíamos con nuestros padres, hay una serie de tareas que tenemos que llevar a cabo.

Así que lo primero es sentarnos con la persona con que compartimos habitación y repartir la ejecución de las mismas. Además hay que marcar unas pautas en cuanto a cuidado, orden y estado de las cosas. Lo mejor es hablarlo a principio de curso y ser conscientes, ambas partes, de la importancia de cumplirlo de manera regular, incluso aunque se cuente con un servicio de limpieza.

 

Horarios

 

También hay que hablar de los horarios de la habitación. A todos nos gusta tener independencia y disfrutar de nuestro tiempo, pero ha llegado el momento de saber que ahora el cómo lo gestionemos tiene que estar consensuado.

Dado lo extenuante que es la vida del estudiante, lo más importante será fijar la hora a la que tendrán que estar las luces apagadas, de tal manera que os aseguréis tener unas horas mínimas de descanso.

 

Invitados en la habitación

 

Las visitas de amigos, hermanos, parejas y demás familia siempre son agradecidas, aunque sea para tomar un café. Pero con límites. Hemos de tener en cuenta que la habitación no es solo para nosotros, y que quizás a nuestro compañero o compañera le incomodan. Así que es un tema que también hay que tratar en las primeras semanas de convivencia para evitar roces.

 

La temperatura

 

¿Demasiado frío? ¿Demasiado calor? No todos tenemos la misma sensación corporal, y a la hora de decidir la temperatura se nota. Lo mejor en estos casos es marcar unas pautas, así como una temperatura mínima y máxima. Así todos estaremos a gusto.

 

 

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià

5 (100%) 1 voto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies