0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Cuando llega la época de la universidad muchos estudiantes se ven obligados a mudarse de localidad para poder estudiar aquella materia en la que se quieren especializar. Vivir en una residencia de estudiantes suele ser una buena opción para estos estudiantes primerizos así como para otro tipo de estudiantes denominados seniors. Y es que vivir en una residencia no entiende de edades, de hecho podemos encontrar residencias de estudiantes para masters y doctorados donde estas especialidades conviven con otros residentes aunque con instalaciones propias adaptadas a sus necesidades específicas.

Grados universitarios: La entrada a la educación superior

 

Después de cursar bachiller en nuestra localidad de origen llega el momento de adentrarnos en el mundo de la educación superior; la universidad. En caso de que no vivamos en una gran capital es muy posible que tengamos que desplazarnos de ciudad para poder disfrutar de nuestra opción académica favorita. También es posible que tengamos que mudarnos porque nuestra nota de corte así nos lo exija.

Sea como sea, muchos estudiantes de grados universitarios deciden mudarse a residencias de estudiantes donde todas sus necesidades se ven cubiertas. Más allá del alojamiento cuentan con servicio de comedor, espacios de estudios y una gran oportunidad para socializar y hacer grandes amigos de todas partes que constituirán su familia universitaria durante los próximos años.

Másters y postgrados

 

Cada vez es más común especializarse en algún área en concreto una vez finalizados los estudios de grado universitario. Cursar un máster o un postgrado puede ser ese valor añadido para nuestro currículum a la hora de buscar trabajo, por lo que muchos recién graduados en la universidad deciden continuar su carrera académica cursando un master.

Muchos son los estudiantes de master que también escogen alojarse en una residencia de estudiantes. Ya que vivir en este tipo de residencia supone un gran ahorro de tiempo; ahorro en limpieza, cocina, transporte y un largo etcétera que te permite tener muchas más horas que dedicar al estudio.

Doctorandos

 

Si te gusta la investigación, si te gustaría ser profesor de universidad, si quieres profundizar más que nadie en cierto área de conocimiento, entonces deberás continuar con tus estudios y hacer un doctorado durante unos cuatro años.

Este tipo de estudiantes, aunque más que estudiantes son investigadores, suelen contar con un perfil diferente al del universitario medio. Suelen tener más años, están mucho más especializados en su área y necesitan altos grados de concentración y largas horas de dedicación a su trabajo.

Para atender a estas necesidades específicas, muchas residencias de estudiantes para doctorados cuentan con un edificio independiente donde estos investigadores pueden alojarse en zonas más tranquilas, rodeados de personas con perfiles parecidos. Al mismo tiempo, gracias a las zonas de estudio y de lectura se crea un clima adecuado para sus labores de investigación.

En definitiva, las residencias universitarias no son exclusivamente para gente joven recién salida del instituto. También hay residencias de estudiantes para masters y doctorados donde personas con mayor trayectoria académica pueden seguir avanzando en su carrera a la vez que disfrutan de todas las ventajas de vivir en una residencia de estudiantes.

 

Zonas exclusivas para másters y profesores en la Residencia Sarrià. Residencia de estudiantes para masters y doctorados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR