Residir en Barcelona ya es un privilegio: a todas sus infraestructuras y centros universitarios de primer nivel se une la circunstancia de vivir en una ciudad a la cabeza de la innovación, con una potente oferta cultural y un peso histórico que la sitúan como destino predilecto para estudiantes nacionales y de fuera de nuestras fronteras.

Pero, ¿vale cualquier forma de residir en Barcelona para un estudiante?, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una residencia de estudiantes en Barcelona?

Un entorno relajado y apropiado

Barcelona es una ciudad con un pulso y una actividad que nunca se detiene. Este factor que la llena de vida, puede jugar en contra si tomamos toda su oferta como un punto de distracciones que pueda llegar a perjudicar a nuestra formación.

Es por ello por lo que una buena residencia para estudiantes en Barcelona, sin estar aislada y alejada de los servicios y de las comodidades que Barcelona ofrece, debe tener un entorno que invite, no sólo al alto rendimiento en el estudio, sino a la desconexión que solo la tranquilidad de los mejores barrios de la ciudad puede ofrecer.

Barcelona tiene en su heterogeneidad una de sus mejores características: a un casco antiguo privilegiado en monumentalidad, historia y belleza, se le une una serie de barrios y zonas con carácter propio, donde podemos pasar del nervio de una gran ciudad al relajado ambiente tanto de playa, como de montaña. Desde el ambiente marinero de la Barceloneta abrazando el Mediterráneo, hasta el carácter señorial y rural de Sarriá al abrigo de la sierra del Collserola, en Barcelona no nos será complicado encontrar un oasis de calma no desprovisto del encanto que despliega esta ciudad.

Un centro para el estudio además que para el alojamiento

Las residencias de estudiantes tienen su razón de ser en que están especialmente preparadas y dirigidas para dar servicio a la comunidad universitaria. Por tanto, una buena residencia de estudiantes no se debe limitar a acoger y alojar, sino que debe aportar un plus que facilite los años universitarios.

Desde espacios donde poder estudiar, recibir formación complementaria, convivir con otros residentes y compartir experiencias enriquecedoras, así como dar espacio al ocio y al relax que permita cargar las pilas ante largas jornadas de estudio son cualidades que una buena residencia de estudiantes en Barcelona debe saber aportar a sus residentes.

Un espacio conectado y con toda clase de servicios

Vivir alejado del bullicio de la gran ciudad no significa vivir aislado. Una buena residencia de estudiantes en Barcelona debe proporcionar calma y ambiente para el relax, pero también que si queremos desplazarnos, no tengamos que invertir gran parte de nuestro tiempo en trasbordos o haciendo malabares para encontrar una buena ubicación dentro de la red de transportes.

Una buena residencia debe estar bien conectada con el centro de la ciudad y contar en el barrio donde se localice con todos los servicios necesarios para un estudiante: comercios, centros deportivos, espacios verdes… son básicos para asegurar un buen nivel de vida.

Por otra parte, la actividad del estudiante no se limita al centro de la ciudad. Como rutina casi diaria, desplazarse a su centro de estudios no debe suponer una odisea, por lo que las conexiones con el servicio público de transportes o que la propia residencia ofrezca un servicio de traslado al campus de cada estudiante que lo desee deben ser aspectos muy a tener en cuenta para elegir la mejor residencia de estudiantes en Barcelona.

Inscripción online en la Residencia Sarrià

4.2 (84%) 5 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies