0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

El valor de residencias como la Residencia Universitaria Sarriá no está tanto en un servicio personalizado y una atención máxima a las necesidades del residente, sino en resultar más que una opción más para el estudiante universitario, un complemento a su formación.

Residencias como la Residencia Universitaria Sarriá no son consideradas como un lugar donde instalarse en Barcelona con toda comodidad simplemente, sino como un apoyo a la razón por la que se reside en Barcelona, en este caso, la de estudiar y formarse académicamente, a la cual también se le añade el componente social de aprender y formarnos personalmente.

En definitiva, ¿qué se puede aprender en la Residencia Universitaria Sarriá que no se pueda en la propia universidad?

Qué aprender en la Residencia Universitaria Sarría que no se aprenda en la Universidad

 

A convivir: un lugar en el que te limitan a dar “techo y colchón” no puede merecer el distintivo de residencia. “Residir” lleva implícito el sentimiento de pertenecer en cierta forma a una comunidad, “ser de X lugar” y poseer y transmitir los valores de ese lugar. En el caso de la Residencia Sarriá esos valores tienen sus bases en la convivencia: que a pesar de que seas de habitación individual o doble, no seas poseedor de un espacio concreto, sino de todo el recinto, al igual que todos los que te rodean.

A ser independiente: la independencia no consiste en ir siempre a la nuestra. La independencia consiste en poder decidir y tener la posibilidad de que en base a unos criterios lógicos, podamos disponer de necesario apoyo o resolver la situación por nuestros medios. Así, en la Residencia Sarriá se fomenta que la transición de vivir bajo el techo familiar a emanciparse, se realice con los medios necesarios para que esta circunstancia no afecte al desarrollo académico y personal del residente, contando con servicios de apoyo como el de lavandería cuando se necesite o nuestra entrega personal.

A compartir: ¿qué seria de una comunidad si todos entraran y salieran cuando quisieran sin tener incentivos por los que compartir momentos juntos? Desde la Residencia Sarría no sólo hay una preocupación porque los estudiantes no sean simples residentes, sino personas con nombres y apellidos, sino que también se aporta los medios para que todos puedan conocerse y compartir momentos: desde proyecciones cinematográficas, cenas conmemorativas, etc.

A crecer como persona: cuando se comienza la universidad, no todos entran sabiendo “como freír un huevo” y es legítimo que no lo sepan… pero una buena residencia se preocupa porque cuando se acabe, no solo sepan cómo se fríe, sino que sepan capaces de conocer distintas técnicas, qué hacer si se manchan de aceite, cómo lavar la ropa adecuadamente…

Qué aprender en la Residencia Universitaria Sarriá como complemento a la Universidad

 

Clases de refuerzo: ¿no te es suficiente con las explicaciones dentro de las aulas universitarias?, ¿no sabes por dónde empezar con las montañas de apuntes? tienes a tu disposición salas de trabajo donde además de poderte reunir con tus compañeros para entre todos asimilar mejor los conceptos, poder recibir clases de refuerzo cómodamente.

Clases particulares: ¿necesitas formarte en una materia concreta? ponte en contacto con el personal de la residencia y te pondremos en contacto con las mejores academias y profesores particulares para que igualmente dispongas de las instalaciones de la residencia o tu propia habitación.

Cursos de interés general: ¿nunca has puesto una lavadora en tu vida? tranquilo, no estás solo. Igual de importante que aprender a despejar una fórmula matemática es poderse desenvolver en las tareas cotidianas, por ello, a pesar de contar con servicios de limpieza integrados en la residencia, se imparten cursos de cocina, lavandería y otras materias que también forman parte de la vida universitaria aunque no se lleven a cabo dentro del campus.

Clases de crecimiento personal: de nada sirve ser un crack de las letras o los números si a la hora de la verdad no sabemos tratar con el público. Es por ello por lo que desde la Residencia Sarriá se ofrecen cursos como los de protocolo internacional, para que podamos desenvolvernos en todos los ámbitos y situaciones que nos vayamos a encontrar.

La formación universitaria en definitiva no es obtener un sobresaliente de media, es saber cómo sacar provecho a ese sobresaliente y cómo desenvolvernos para que no se quede en una simple nota, lo cual tiene mucho de base en saber convivir y aprender de lo que nos rodea.

 

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià, donde aprender en la residencia universitaria no se limita a obtener una buena nota

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR