Cualquier tipo de rutina se basa en la repetición de unas pautas. Ya sea cuando aprendemos en la infancia, ya sea trabajando, ya sea estudiando. En este caso quizás con más importancia, ya que pensamos en un futuro laboral en el que nuestras actitudes y aptitudes marcarán nuestra carrera profesional.

Para que esas repeticiones sean lo más fáciles de aprehender, necesitamos que el clima en el que las llevamos a cabo esté de nuestro lado. Nuestro entorno es clave, ya que el hecho de que nos ayude a concentrarnos, tengamos salas de estudio adecuadas, etcétera nos hará la vida más fácil. Algo bien resuelto en espacios como la Residencia Universitaria Sarriá.

Si nos gusta variar para “airearnos”, hemos de buscar aulas eficientes, tanto en lo que concierne a las clases, como lo que se refiere a horarios, conexiones,… Será la mejor manera de que esos hábitos de estudio, o los procedimientos, se queden marcados.

Aquí entra un juego un concepto que se puso de moda hace unas décadas y que ha cambiado en gran parte el paradigma de la psicología social: la inteligencia emocional. El concepto nace en los años veinte del pasado siglo cuando Edward. L. Thorndike habla de la inteligencia social para destacar como unas personas tienen más capacidad que otras para la motivación.

Bastantes años más tarde Daniel Goleman escribió un libro, titulado precisamente Inteligencia emocional, que incidía en el hecho de que, en la medida que podamos gestionar nuestras emociones, rendiremos mejor a todos los niveles.

Hoy nos centramos en cómo influye la inteligencia emocional en estudiantes a la hora de lograr éxitos.

 

El clima y el entorno de estudio, básicos para el éxito

 

Desde el punto de vista que nos atañe, el de estudiantes que estamos formándonos para terminar estando en la línea de salida de la carrera profesional, la inteligencia emocional y cómo enfrentemos las situaciones, influye y mucho.

No solo por el clima de estudio y de qué gente nos rodeemos: también por el lugar en el que lo hagamos. En este sentido, siempre hemos de tratar de buscar la mayor tranquilidad: estamos en una fase de la vida en la que las distracciones, el ruido o las interrupciones nos pueden generar mucho estrés.

Y no hay nada peor para la calidad de estudio, que el estrés. Como decíamos al principio, si no logramos unas rutinas, será muy difícil que consigamos ser proactivos hacia sentarnos con los apuntes o los libros. Ahí es donde entra en juego la inteligencia emocional y nuestra capacidad para lidiar con las emociones.

Ponemos un ejemplo: has tenido un día duro en clase, tienes trabajos pendientes y llegas a la residencia de estudiantes y te encuentras con que hay demasiada gente, un acto o una fiesta. ¿Qué haces? ¿Cómo lo gestionas? Necesitas tu espacio para poder centrarte y no distraerte y sobre todo, que ese cambio de rutina no te afecte emocionalmente.

 

En qué te ayuda la Residencia Universitaria Sarriá

 

De cara a evitar este estrés y que nos afecte emocionalmente, el contar con nuestro reducto ordenado, donde nuestros compañeros están concentrados, pueden venir profesores de refuerzo a ayudarnos, etcétera nos hace estar calmados y sentirnos más fuertes ante las adversidades.

En la Residencia Sarriá se cuenta con dos salas de estudio perfectamente aisladas del ruido y donde se debe permanecer en silencio. Adicionalmente se cuenta con seis salas más donde poder desarrollar trabajos en grupo o estudiar comentando con los compañeros los puntos a asimilar.

Pero no únicamente nuestra inteligencia emocional respecto al rendimiento se basa en el entorno en el que estudiamos: tal como hemos insistido, el estado a cómo llegamos a ese momento es clave para que la asimilación sea la adecuada. Contar con espacios para el esparcimiento (por ejemplo, salas de ocio) o tener a nuestro alcance espacios para el deporte como Can Caralleu o toda la sierra del Collserola a nuestros pies, nos puede servir para sentarnos en el escritorio totalmente desestresados y relajados.

Todo ello mejora nuestra autoconfianza y las posibilidades de que los exámenes y nuestro rendimiento vayan mejor.

 

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià

Valora este artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies