Los padres tienen un importantísimo papel dentro de la elección y acomodo dentro de una residencia universitaria. Aunque la última decisión sea nuestra, aunque sea vital la importancia de tener en cuenta en el lugar de estudio las posibilidades que ofrece la ciudad, como es el caso de Barcelona, y debamos sobre todo, sentirnos cómodos tanto con las instalaciones y los servicios, como con el ambiente de convivencia; a la hora de elegir la mejor residencia de estudiantes la opinión de nuestros progenitores y que sepan que nos vamos a encontrar en buenas manos es un aspecto que suma puntos.

No obstante, debemos tener en cuenta que para bien o para mal, esta será una de las máximas decisiones en la vida de nuestros queridos padres que podrán tomar en consenso con nosotros: a partir de este momento seremos plenamente dueños de nuestras decisiones y la figura paternal pasará a ser una sabia fuente de consejo y apoyo, más que una totalitaria guía. Por ello, tengámoslos bien presentes y no los excluyamos de una decisión tan importante como la elección de estudiar en una residencia de estudiantes

Cómo involucrar a los padres en la elección de la residencia universitaria

 

El sentido por el cual a los padres le preocupan la elección de una residencia de estudiantes para su hijo es debido a que, tras años de volcarse personalmente en nuestra educación, pueden temer que el nuevo entorno en el que nos desenvolvamos nos pueda hacer perder el rumbo de nuestros estudios.

Por ello, es de agradecer que la residencia universitaria donde fijemos nuestra atención, disponga de un espacio propio para padres, donde éstos puedan sentirse seguros en que en este nuevo entorno, va a continuar cuidando el importantísimo legado por el que tanto han luchado: nuestra educación y nuestra formación.

Pero no sólo de valores vive el estudio: que el nuevo entorno de sus hijos ofrezca las herramientas necesarias para que puedan centrarse en la formación, sin tener que contar o buscar otros servicios fuera de la residencia, y en un ambiente de convivencia y ocio donde la corrección, las buenas formas y el agrado primen es otro factor que debe quedarles bien claro a nuestros padres.

Qué buscan los padres en una residencia universitaria

Una cosa son las intenciones y otra bien distinta los hechos. Es por ello por lo que todo lo necesario que una residencia de estudiantes puede ofrecer a los padres para convencerlos de que sus hijos se encuentran en buenas manos debe materializarse en forma de los siguientes factores:

  • Seguridad: tras estar acostumbrados a la calma que supone saber que estamos bajo su protección día tras día, noche tras noche, una vez abandonamos el nido deben tener la total seguridad de que no nos va a faltar esa protección en ningún momento. Circuito cerrado de videovigilancia y personal de seguridad siempre presente que no sólo vele por controlar los accesos e impedir “intrusos” sino que también se preocupe por que se cumplan las normas básicas de convivencia son dos servicios que les pueden proporcionar esa calma permanente.
  • Dedicación: una residencia no es sólo un lugar donde poder dormir. Una buena residencia de estudiantes debe ser una extensión de los valores y las comodidades que teníamos en torno al hogar paterno, y para ello, debe asegurar que tengamos el tiempo necesario y las instalaciones adecuadas para que el estudio sea nuestra prioridad. Servicios como pensión completa de comidas, limpieza de habitación y cambio de sábanas y toallas, transporte etc. e instalaciones como diferentes salas diferenciadas según se necesiten para el estudio, el trabajo en grupo, el uso de materiales concretos como los necesarios en artes plásticas etc. ayudan a que los padres sientan que siguen proporcionando indirectamente todos esos valores y comodidades que necesitamos para la formación.
  • Convivencia: todos estos valores pueden quedar en papel mojado si no se ofrece una guía continua durante la formación. La residencia de estudiantes debe poder realizar un seguimiento del desarrollo de cada residente y poder garantizar una convivencia sana y adecuada, tanto en el fomento de las relaciones entre estudiantes como con el propio personal de la residencia.
  • Preparación: no todo se aprende de los libros. El crecimiento en valores, el saber estar, las buenas formas y cómo desenvolvernos más allá del entorno y la seguridad que ofrecen las aulas son otros de los factores en los que los padres deben estar seguros de dejar en buenas manos a cargo de una residencia universitaria responsable.

Por todas estas razones y porque no encontrarás mejor referente vital que la figura de tus padres, no dudes en tenerlos en consideración e implicarlos en la decisión de encontrar la mejor residencia para tu formación.

 

La Residencia Sarriá, tu residencia en Barcelona

5 (100%) 2 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies