0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¿Preparándote unas oposiciones?, ¿flaqueas en alguna asignatura? En ocasiones no podemos tirar nosotros solos del carro de los estudios, y una ayuda extra es bien recibida para que nos expliquen o nos ayuden a entender conceptos, nos diseñen planes de estudio etc. personas que basándose en la experiencia y en el conocimiento, nos pueden dar una mejor formación y perspectiva de la materia.

Son las conocidas como clases de refuerzo, que en el caso de etapas universitarias, de postgrado u oposiciones no son clases particulares tal como entendíamos en la escuela, sino un apoyo para alcanzar metas que van más allá del simple aprobado. A continuación os indicamos cómo sacar el máximo provecho a estas clases de refuerzo.

 

Clases de refuerzo en la residencia universitaria

Muchos estudiantes acuden a clases de refuerzo en casas particulares, centros de estudios o incluso en la misma universidad, aunque lo deseable sería que éstas se impartieran dentro del mismo entorno en el que se produce el estudio. No sólo por comodidad, sino por integrarlo dentro del ambiente y la rutina propia del estudiante, sin que se vea con horarios interrumpidos por tener que realizar desplazamientos innecesarios,  en un entorno que no maneja o donde no se pueda sentir del todo cómodo etc.

 

Busca los hábitos que mejor te funcionen

Cada estudiante debe aprender a conocer sus hábitos de estudio y acorde a éstos, flexibilizar las clases de refuerzo: a qué hora le funciona mejor (si a la mañana, en plena tarde o a última hora..), en qué lugar (en una sala de estudio, en el propio dormitorio de la residencia o en un rincón donde pueda hablar y comunicarse sin problemas…) y si es mejor que se practique de forma grupal o sólo ante el profesor de refuerzo entre otras cuestiones relativas al estudio extraordinario.

 

¿Mejor en grupo o de forma individual?

Tal como indicábamos, es mejor que cada estudiante no se base en una regla general y de con la práctica de estudio de refuerzo que mejor le funcione. No obstante, para casos concretos (materias especificas de la carrera en las que nos encontremos especialmente perdidos, preparación de un examen etc.) conviene mejor de forma individual para no verse entorpecido o entorpecer el ritmo de aprendizaje de la clase. Sin embargo, para casos generales como pudiera ser aprender un idioma, repasar una materia de una carrera etc., puede resultar más interesante la práctica del estudio grupal, ya que mediante el diálogo, la puesta en común de técnicas, procesos… nos podemos enriquecer unos de otros.

 

¿En la misma habitación o en una sala de estudio?

Si la residencia cuenta con salas de trabajo, sin duda este es el mejor lugar para realizar las clases de refuerzo. Se trata de salas diseñadas para trabajar sin distracciones pero que, a diferencia de las sala de estudio, permiten que podamos charlar abiertamente en voz alta sin que con ello molestemos a los compañeros.

Por otra parte, estas salas resultan mejores espacios que las propias habitaciones ya que cuentan con lo básico y necesario para el trabajo y el estudio como resulta una buena iluminación, mesa amplia etc., sin distracciones que sí encontramos en los dormitorios como el portátil, revistas…

 

Un horario flexible pero organizado

Las clases de refuerzo, al ser de carácter extraordinario, permiten que podamos elegir horarios, lugar etc. Pero conviene que éstas estén dentro de un plan de estudio concienzudo y se adapten a nuestros horarios basándose en criterios como que podamos retomar el estudio tras éstas como empujón para entender mejor los conceptos, que no nos encontremos excesivamente cansados (como podría ocurrir al final del día), y que no nos impida realizar descansos necesarios para desconectar como la práctica deportiva.

 

Aprovecha al máximo la guía

Volvamos al concepto inicial: una clase de refuerzo no es una clase particular donde nos repitan lo que no hemos entendido o no hemos podido escuchar en la clase. Una buena clase de refuerzo sirve para empaparnos del conocimiento que otros antes que nosotros han adquirido a base de experiencia y trabajo en la materia, por lo que no sólo debemos considerar que nos “expliquen”, sino que nos “guíen”.

Desde recibir consejos para el estudio, en qué poner el foco y en qué no, que camino y posibilidades escoger para aprovechar al máximo aquello en lo que destacamos y reforzar aquello otro en lo que flaqueamos… son muchas las posibilidades prácticas de las clases de refuerzo universitario más allá de la repetición y toma de apuntes. Aprovéchalas.

En definitiva se trata de sacarle el máximo provecho a una herramienta más para el estudio, y donde como centro de alto rendimiento, la residencia debe contar con las facilidades que posibiliten que esta herramienta se adapte a nuestras necesidades y no nosotros a las que nos requiere, ¿quieres conocer qué podemos hacer por ti desde la Residencia Universitaria Sarriá y con tus clases de refuerzo?

 

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià. Clases de refuerzo en la residencia universitaria con salas específicas para ello entre otras facilidades.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR