0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Ya ha pasado la primera época de exámenes de los cursos universitarios y es momento de valorar lo que ha funcionado y lo que no para potenciar nuestro rendimiento académico. Hay ocasiones que se trata de falta de tiempo para estudiar y asimilar toda la materia, agobios, dificultad para concentrarse, dejarlo todo para última hora… ¿Te suena de algo?

La planificación es fundamental. Y ser constante también. La suma de ambos te permitirá asimilar y solventar las dudas con el tiempo necesario para que nunca lleguen a amargarte los exámenes.

Eso no quita que en la Universidad haya asignaturas complicadas que exigen que seas capaz de enfrentarte a complejos problemas para lograr el ansiado aprobado.

Se ha comprobado que la meditación para estudiantes universitarios es una opción para prepararte para situaciones de profundos nervios. ¡Que la tensión no te permita olvidar todo lo aprendido!

Te contamos cuáles son los cinco beneficios más importantes de la meditación que podrás llevar a cabo con las clases de yoga, en tu propia habitación o practicando con tus amigos en las salas de descanso.

 

5 cualidades de la meditación para estudiantes universitarios

 

Reduce el estrés

 

La mente suele pensar en mil cosas a la vez y eso genera estrés. Si estás estudiando para un examen, al mismo tiempo estás pensando en tus planes de futuro, que no te va a dar tiempo a acabar toda la materia, en lo que puede pasar si no apruebas,… se crea el caos ¡normal! Al meditar, aprendes a ser consciente de tu presente sin divagar en situaciones que aún no sabemos si se van a dar. Ello te permite tener los pies más en la tierra, y rebajar los niveles de estrés.

 

Aumenta la concentración

 

La meditación te ayuda a centrarte en un solo objetivo, utilizar todo el potencial de nuestra mente en un punto determinado, una tarea, sin distracciones.

Las técnicas en las que se basan algunos métodos como el mindfulness luchan contra la  atención dispersa. Buscan la quietud mental, el control de tu mente para aumentar la concentración al máximo. Esto no va a llegar de casualidad un día que te pongas a buscar vídeos en internet para aprender a meditar. Requiere de dedicación y será más fácil si acudes a clases con un profesional que te oriente.

 

Bienestar físico y mental

 

Mens sana in corpore sano, dice el refrán. Si estás más tranquilo, evitarás los atracones de comida, fumar de forma compulsiva, dolores de espalda, cuello, tensiones innecesarias propias del momento…

 

Mejora las relaciones con los compañeros

 

Meditando consigues un equilibrio y una armonía en todas las facetas de tu vida. Al estar más relajado, te muestras más abierto a las relaciones personales, a escuchar, a ayudar. Como es algo que puedes practicar en cualquier espacio tranquilo, piensa que puedes dedicarle una hora al día o lo que necesites y meditar en tu habitación de residencia. ¡No habrá problema!

Personas más felices, estudiantes con mejor rendimiento

 

La meditación busca mejorar la autoestima de la persona que lo practica, que esté mucho más alegre, más positivo, con más ganas de hacer cosas… En paz consigo  mismo. Poco a poco notarás que duermes mejor, que no te sientes mal si te levantas antes de estudiar y, sobre todo, dirás adiós a la amalgama de nervios de épocas de exámenes.

 

Contactar con la Residencia Universitaria Sarrià

5 (100%) 4 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies